miércoles, 10 de noviembre de 2010

Cantuccini

Llevaba mucho tiempo queriendo preparar esta receta. En una ocasión los comí en un restaurante italiano y me encantaron. En otra ocasión compré una bolsa en el supermercado Lidl y ya no pude esperar más para prepararlos caseros.
El cantuccini, también llamado cantucci o biscotti di Prato, es un dulce típico de la gastronomía italiana, concretamente de Prato, en la Toscana. El nombre biscotto significa "cocido dos veces" ya que se deben cocer dos veces en el horno. Tienen una textura de galleta artesana y son secos y muy duros.
La masa del cantuccini se compone básicamente de harina, azúcar, huevo, y almendra. La almendra debe ser entera y sin pelar. En la receta tradicional no debe usarse ningún tipo de levadura, mantequilla, leche o aceite aunque yo le he puesto una cucharadita de levadura en polvo.
Como postre, los toscanos suelen servirlos con el vino vin santo, que una vez servido en vasos pequeños de cristal, se moja en el mismo antes de llevarlo a la boca. Así fue como los comí la primera vez.
Son muy parecidos a los carquinyolis o a los rossegons.

Ingredientes:
  • 300 gr. de harina
  • 180 gr. de azúcar
  • 175 gr. de almendras enteras y sin pelar.
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 2 sobres de azúcar vainillado (yo puse 2 cucharaditas)
  • 2 huevos grandes o 3 medianos
  • una pizca de sal
  • unas gotas de aroma de almendra o de licor Amaretto.
Preparación:

En un bol mezclamos todos los ingredientes menos las almendras y las gotas de aroma o licor de almendras(harina, azúcar, azúcar vainillado, sal, huevos, levadura en polvo). Luego añadimos las gotas de aroma o licor de almendras, mezclamos y añadimos las almendras enteras. Volvemos a mezclar bien, sin amasar mucho.
Con la masa formamos dos baguettes de forma alargada y las colocamos sobre una bandeja donde habremos puesto papel de hornear. Deberemos dejar espacio porque en el horno crecen un poco. Horneamos 20 minutos a 180º-200º.
Las sacamos del horno y todavía calientes cortamos en rebanadas de 1'5 cm de grosor aproximadamente. Las volvemos a colocar sobre la bandeja y las horneamos unos 8-10 minutos por cada lado hasta que veamos que tienen un color tostadito.
Las podéis conservar muy bien en un bote hermético. Creo que duran bastante tiempo, aunque yo me los comí en pocos días. Mojados en un vino oporto estaban de lujo.




6 comentarios :

Mercè dijo...

Els biscotti, cosins germans dels carquinyolis, són ideals per tenir a casa per picar a qualsevol moment i ideals per oferir a les visites inesperades. ;)
Petons!

Anica dijo...

Muy muy muy rrrrrrrrrrrrrrrrrico!!!!! Me encanta! me la copio pero ya!!!

Besicosssssssssssssss



http://anicaensucocina.blogspot.com/

Roser dijo...

Mercè, tens raó, com que duren molt temps els pots tenir a casa per si tens visites i oferir-los amb un cafenet o un te. El problema és que cada vegada que obro l´armari me´n menjo un jajaja.

Anica: Te van a encantar!

MªJose-Dit i Fet dijo...

Hola Roser, què bé que publiquis de nou i a més una recepta tan deliciosa com aquesta, els carquinyolis m´agraden molt així que els cantucini segur que també...petonets

José María Souza Costa dijo...

Bueno...bueno. Muy bueno su blog. Estoy cá lhe convidando a visitar el mi blog, y si possible seguirmos juntos por eles Estoy lhe esperando cá
http://josemariacostaescreveu.blogspot.com

Arantxi dijo...

Mira que hicimos un viajecito por la Toscana y no probamos este ducle en ningún sitio!

Te han quedado estupendos, tendré que buscar donde probarlos ;-)

Mis libros de cocina

Shelfari: Book reviews on your book blog

Free Cursors